lunes, 24 de julio de 2017

"LOS OJOS, ESAS LENGUAS SILENCIOSAS DEL AMOR" EL VÍNCULO PRIMARIO ENTRE LA MADRE Y EL BEBÉ: LA POSICIÓN OCULAR

Hoy compartimos el siguiente enlace de Temas de psicoanálisis en el que podréis leer el interesante trabajo del Dr. Carlos Frigola sobre la posición ocular. ( Sección artículos.Número 13. Enero 2017.Sección Teoría y Clínica)

En este trabajo nos presenta la hipótesis clínica de una posición ocular anterior a la posición esquizoparanoide.

En esta posición ocular  el bebé sólo siente los objetos-sensación, no habría una diferenciación entre el self y el objeto. La traumatización ocular primigenia impediría la integración satisfactoria, ya en la posición esquizoparanoide, en la que  self y objeto se pueden diferenciar  lo que permite iniciar los procesos de simbolización.

Este trabajo subraya la importancia de la mirada de la madre como objeto contenedor y las consecuencias para el bebé de la ausencia u hostilidad de esta mirada.

http://www.temasdepsicoanalisis.org/%E2%80%9Clos-ojos-esas-lenguas-silenciosas-del-amor%E2%80%9D


lunes, 26 de junio de 2017

LA IMPORTANCIA DEL BLOQUEO OCULAR EN ORGONTERAPIA PSIQUIÁTRICA ( continuación)

En la entrada de hoy  os presentamos la continuación del artículo publicado en el blog el dia  2 de junio. publicado por el Dr. Blasband  en la revista de Sciencies Orgonomiques, 1r année nº3 1986 y que trata sobre el interesante tema del bloqueo ocular. Este artículo ha sido traducido del original en francés por nuestra compañera M. Teresa Maderm.

( continuación)

. . .

GLAUCOMA MASIVO AGUDO
El Sr. A.  un depresivo crónico(6)  había ido a terapia para tratar su colitis ulcerosa. Todo su cuerpo estaba fuertemente acorazado sobretodo su segmento ocular y el segmento oral. Tenía un rostro pálido y sin expresión; la zona occipital y cervical estaban muy tensas; Su mirada era borrosa, pero tomaba vida de vez en cuando, especialmente cuando me lanzaba miradas cautelosas y penetrantes. El pecho estaba hinchado, manteniendo constantemente un estado de inspiración. El abdomen estaba hinchado, la zona pelviana muy rígida, en cuanto a las piernas estaban flácidas y parecían no tener vida. Era totalmente incapaz de hacer muecas, de llorar o de expresar la rabia. Su actitud general es típica del estado depresivo. Había sufrido mucho durante su segundo ataque de colitis ulcerosa hemorrágica, mientras que su esposa se estaba recuperando de un trastorno emocional grave. A pesar de la gravedad de sus síntomas, el Sr. A. estaba en condiciones de llevar a cabo la orgono-terápia visto su determinación para superar las dificultades, como la mayoría de deprimidos crónicos, por otra parte.

Desde el principio, su terapia presentó ciertos problemas muy difíciles, el más urgente era hacer salir una cierta cantidad de energía estancada en su abdomen y que eran la causa de sus graves síntomas gastrointestinales. Le dieron corticoides, que le aportaron un poco de alivio sintomático; pero si no mejora es evidente que se produzca otra crisis de colitis muy grave y tendrá que ser operado.

No quería disolver su armadura abdominal antes de disponer de una vía de escape de la energía de la parte superior de su cuerpo; un desbordamiento de la energía podría agravar la contracción de su segmento ocular ya blindado y en consecuencia el riesgo de volverse psicótico(7).

Era necesario crear una reserva de energía a nivel de las piernas con el fin de que ellas pudieran contener la energía que movilizaríamos y liberaríamos de su abdomen. Que era la energía de sus emociones reprimidas y que era incapaz de manifestar abiertamente. Al mismo tiempo era necesario trabajar vigorosamente sobre los segmentos oral y ocular  movilizando su pecho rígido. Así que procedí de esta manera durante cuatro o cinco sesiones después de las cuales el fue capaz de verter algunas lágrimas y de hablar de su mujer psicótica, que difícilmente tuvo que soportar. En las sesiones siguientes, podía sentir su rabia subir a la superficie, aunque era incapaz de experimentarla abiertamente. Se quejaba de dolor de cabeza que pude solucionar movilizando su segmento ocular. La sesión siguiente él estaba “fuera de contacto”. Le señalé su ausencia total de emotividad, su inmovilidad y la falta de expresividad en su boca. Entonces, en el curso de la misma sesión, cuando él tenia aún un poco de contacto, le pedí que representara una crisis de cólera. Luchó como un loco, pero a causa de su falta de contacto nunca logro sentir realmente la sensación de ira.

Tres días  más tarde, el Dr. R., un oftalmólogo cercano, me llamó por teléfono para decirme que el Sr. A. se despertó el día anterior incapaz de verse en el espejo del baño. El Sr. A. subestimó  la gravedad de esta ceguera hasta que un amigo le convenció de consultar con el médico. El diagnóstico fue que glaucoma agudo era la causa – parecía – por el repentino aumento de la secreción acuosa del cuerpo ciliar que empujando hacia adelante el cristalino impide la salida del fluido intraocular por el ángulo el ojo. La presión intraocular era de 45 mm Hg en lugar de 20-25 mm Hg que es el valor normal. Había que considerar una intervención quirúrgica a fin de reducir esta presión muy alta. No obstante, el Dr. R. sabiendo que el paciente estaba en terapia orgonomica, decidió de darle un tratamiento de ensayo a base de eserina y de piocarpina  hasta poder consultarme lo más pronto posible antes de operar.

Él estaba inmóvil y rígido en todo el cuerpo, sobre todo en la cabeza, el cuello y el tórax. En cuanto a sus ojos parecían dos piedras, y él se los sentía como tales. Con una voz monótona y distante, me dijo lo que había pasado antes de su ceguera. Después de la última sesión, había pasado unos días relativamente pacíficos y fueron a ver una película cuyo tema central era la traición. Fue entonces cuando recordó como su esposa lo había engañado durante su primera crisis de colitis hemorrágica, como lo había hecho recientemente en el momento en que más la necesitaba. Como era de esperar, dada su extrema rigidez, condujo su cólera y se tomó la revancha por el rencor. La ceguera no solo lo puso en igualdad de condiciones con su esposa enferma pero le impedía por otra parte de ver aquellos que habría querido matar Muchas veces el habló de “ ver las cosas con el mismos ojos  “ que aquellos por quienes tenia simpatía y amistad. Era evidente que el no “veía las cosas con los mismos ojos” que su esposa, ya que ella no figuraba, ciertamente, en su lista de “personas amigas”.

En este momento comprendí el proceso energético que estaba en la base de su glaucoma. La crisis de cólera que le pedí que interpretara en terapia, había desencadenado una expansión de energía en forma de rabia que era incapaz de expresar. Bloqueó esta pulsión de rabia mediante la contracción de zonas ya acorazadas, la cabeza, el cuello y el tórax, que se convirtieron en zonas extremadamente rígidas para contener la cólera. Uno de los aspectos del proceso de expansión energética  fue el aumento de la secreción del líquido intra-ocular. La contracción que siguió al globo ocular  causó también tensión en los músculos del ojo bloqueando de esta manera el retorno de sangre venosa de la cabeza.

Ahora comprendo el proceso energético que fue la base de su glaucoma. La crisis de cólera que le pedí  que expresara  en terapia desencadenó una expansión de energía en forma de rabia que fue incapaz de expresar. Él bloqueó la pulsión de rabia mediante la contracción de áreas ya acorazadas, la cabeza, el cuello y el tórax, que se volvieron extremadamente rígidas para retener la cólera. Uno de los aspectos del proceso de expansión energética fue el aumento de la secreción del líquido intra-ocular. La contracción que sobrevino en el globo ocular y en todo alrededor impidió el drenaje de la secreción ocular causando también un espasmo en los músculos del ojo bloqueando así el retorno de la sangre venosa a la cabeza. (9)

El médico encargado de mi supervisión clínica orgonómica me aconsejo trabajar únicamente sobre los dos primeros segmentos de la coraza del paciente, teniendo cuidado de no aumentar mas su carga energética. En consecuencia desde que vi al paciente y durante las dos sesiones siguientes, trabajé únicamente sobre la coraza del segmento ocular y me llamó la atención del paciente sobre el rechazo en admitir la gravedad de su estado. Después de la primera sesión su agudeza visual mejoró unos cinco centímetros. La sesión siguiente él era más consciente de su verdadera condición y fue capaz de emocionarse hasta el punto de derramar algunas lágrimas. Media hora más tarde su visión alcanzaba una distancia de unos 20 cm. de repente se convirtió en normal. Al terminar  la tercera sesión , la tensión de los globos oculares era normal y había recuperado por completo la vista. En algunas semanas, fue capaz de expresar la rabia solo con los ojos, y golpear el colchón con verdadera ira. Hasta ahora, y después de dieciocho meses, no ha habido ninguna reaparición de éste síntoma.

Lo que aprendí en el curso de estas dos experiencias me fue útil en el tratamiento del siguiente caso. Éste fue de una mujer de unos cuarenta años esquizofrénica, nacida en Polonia, obesa, psicótica durante al menos dos años, con episodios de manifestaciones delirantes. En el momento de su primera sesión de orgono-terápia estaba hospitalizada y recuperándose de su segundo electroshock. Su estado de confusión era muy grave tanto en los gestos como en la palabra. Los electroshock no habían mejorado su esquizofrenia, además de sus problemas de los problemas de memoria que siguen habitualmente a los electroshock , ella continuó comunicándose con un razonamiento claramente extraño, típico de una persona gravemente psicótica. El pronóstico era grave. Estaba completamente “fuera de contacto”, también el servicio en la sala de tratamiento. Ella se mostraba jovial y afable, proyectando sus sensaciones sobre los demás. El segmento ocular estaba fuertemente acorazado ; presentaba una caída de los párpados y palpando su occipucio , tenia la impresión de tocar dos cables de acero. Su obesidad no solo obstaculizaba su respiración  sino también su funcionamiento biofísico en general.(10)

Ella presentaba un problema terapéutico grave a causa de su psicosis severa, de su acorazamiento ocular muy grave y la comunicación verbal muy limitada. Además de su incapacidad por hacerse comprender, estaba medio sorda.

La vi dos veces por semana, y, durante cuatro o cinco meses me centre en trabajar sobre el relajamiento de la coraza muscular de los ojos y del tórax. Con la poca comunicación verbal de que disponía, le señalé ciertos aspectos de su confusión, le señalé su falsa alegría y su actitud de renuncia que representaban sus defensas. Fue así como la pude hacer llorar; las primeras veces, ella se quedaba al borde de las lágrimas, pero enseguida lloro abundantemente. Poco a poco sus ojos se abrieron y brillaron mientras que su lengua y su sordera empezaron a mejorar. Al mismo tiempo su comportamiento en el servicio era cada vez más independiente. Al final del tratamiento, cuando pudo expresar a fondo su amargura, me habló claramente de su enfermedad y de la pérdida de su madre, que fue cuando le sobrevino el inicio de su reciente crisis de psicosis aguda. Después de esta liberación emocional, su moral  de levanto e hizo programas para unirse a su familia, lo que hizo poco después. Dos meses después de su salida del hospital una visita de control confirmo la estabilidad de su mejora.

DISCUSION

He descrito tres casos clínicos que ilustran la importancia del bloqueo ocular en orgono-terápia.  Elegí estos tres casos porqué muestran claramente la relación entre el bloqueo ocular y el comportamiento (delirantes, ceguera y confusión). A decir verdad es raro no encontrar entre los pacientes un bloqueo ocular – por pequeño que sea -. Parece que este sea el precio que debe pagar la moderna civilización. El lector debe igualmente comprender así como los conceptos teóricos presentes pueden parecer simples, resulta que a veces es  difícil de  corregir el trastorno ocular. En particular porqué la coraza ocular es muy grave i está instalada hace mucho tiempo, y , más aún cuando la pelvis tiene poco o nada de armadura permitiendo de este modo retener una carga energética. La orgono-terápia puede ser muy eficaz en lo tratamientos de las psicosis funcionales y puede obtener una mejora de los síntomas y también la curación cuando la mayor parte de otros métodos fracasan. Pero la orgono-terápia no es la una panacea. A pesar de todos los esfuerzos posibles muchos enfermos no pueden ser ayudados. Es probable que estemos limitados en nuestra comprensión y en nuestras técnicas; pero por otra parte , no hace falta sobreestimar la tenacidad de una patología biopsíquica ocular que comienza con la instalación de gotas oculares en los ojos de los recién nacidos y que continua en las primeras semanas de vida cuando los padres evitan todo contacto a través de la mirada con el bebé, cuando ellos no le lanzan miradas llenas de odio. Esta patología ocular es mantenida y reforzada durante la infancia, la pubertad y el periodo adulto por una sociedad que no permite al niño de “ver” plenamente y en consecuencia de “saber” qué es lo que pasa detrás de la gran fachada.

Para concluir, quiero hacer hincapié en que  la disolución de la armadura ocular  no es más que un aspecto – muy importante, es verdad – del proceso terapéutico global  que tiene como objetivo acercar al paciente a una salud integral en el sentido del término orgonómico. Esto es solamente posible con la instauración de la fuerza orgástica y el establecimiento de una relación heterosexual plena.


(1)        Según Reich (1) el primer segmento dela coraza es la zona ocular; comprende: los globos oculares y sus musculos, los parpados, la frente, el cuero cabelludo, las orejas y la base del cráneo.

(2)       Para una más completa discusión de estos conceptos ver el capt. 16 de “ L´analyse caracterielle” de Reich (1) y «  Man in theTrap de Baker. Este último libro contiene ideas extremadamente interesantes sobre la función de la visión, especialmente en los ojos como zona erógena y la relación entre la visión binocular, el contacto con la realidad y el sentido de la integración.

(3)      Este mismo proceso es la base de las psicosis postoperatorias y más frecuentemente después de una intervención quirúrgica en los órganos genitales y en los ojos.

(4)       Ver glosario ( nº 1, pag 28 y nº 2, pag 29)

(5)       Con esta descripción queremos remarcar los cambios energéticos que son la base de las psicosis post-parto. Los orgonomistas son muy conscientes de los cambios hormonales y psicológicos unidos a esta patología. Hay que tener en cuenta también, que el mismo proceso aparece en el curso de las crisis psicóticas agudas del adolescente donde la presión de la carga sexual es tal, que deviene intolerable.

(6)      Los depresivos crónicos del sexo masculino es un carácter fálico-narcisista con un bloqueo oral reprimido(2)

(7)       En la clínica psiquiátrica se observa perfectamente el paso de la psicosis a la colitis ulcerosa. Cuando los enfermos afectados de colitis ulcerosa devienen psicóticos, sus colitis desparece. Una vez han salido de su psicosis vuelven de nuevo a padecer de su colitis, en la mayoría de los casos. Este es, sin duda, debido al mecanismo bioenergético como se describe aneriormente
(8)       ……
(9)       Para mi todos los factores psicológicos que juegan un rol el la secreción y el drenaje del fluido intra ocular en orogono-terápia, ninguno es capaz de causar un aumento tal en la presión intraocular, excepto el bloqueo del retorno de la sangre venosa a la cabeza (6)

(10)     En orgonomia, el término “biofísico” designa a la vez el aspecto físico de una persona así como el funcionamiento biológico su intensidad emocional y su carga energética.


BIBLIOGRAFIA

REICH,W.: Character Analysis. New York. Orgono Insitute Press. 1949

BAKER, E.F.: Man in the Trap. New York: MacMillan Co., 1967

ARCHIVES OF THE ORGONE INSTITUTE :” Orgonomic Therapy of the Ocular Segment”. Orgonomic Medicine. 1956, 2: 1

LAQUEUR, L.: History of my glaucoma. New York, National Society for the prevention of Blindness. 1940

RIPLEY, H.S. et  WOLFF, H.G.: “Life Situations. Emotions and Glaucoma”. Psychpsomatic Medicinee. 1950. 12:4


ADLER,F.H. : Physiology of the Eye. Clinical Applitation St. Louis. C.N. Mosby Co., 1953

viernes, 2 de junio de 2017

LA IMPORTANCIA DEL BLOQUEO OCULAR EN ORGONTERAPIA PSIQUIÁTRICA

Como ya os avanzabamos en una entrada anterior, retomamos los temas de orgonomía, en esta ocasión os presentamos un articulo del Dr. Blasband aparecido en la revista de Ciencias Orgonómicas, en el que trata sobre el interesante tema del bloqueo ocular. Este artículo ha sido traducido por nuestra compañera M. Teresa Maderm. Esperamos que lo disfruteis. Saludos.


       L´IMPORTANCE DU “BLOCAGE OCULAIRE”
       EN ORGONE-THÉRAPIE PSYCHIATRIQUE  (*)

 Docteur Richard A. Blasband


Médico orgonomista y psiquiatra, Stocktown, New Jersey. Miembro fundador del CollègeAméricaind´Orgonomie, Princeton,  N.J. Ex jefe de CliniqueAssistant, Service de Psyquiatrie, Grace-New Haven Hospital, N.J. Ex Jefe de MédecinePsychosomatique, Veterans Hospital West Have, Conneticut. Profesor de psiquiatría, Yalke Medical School, New Haven (Conn.) y Women´s Medical College, Philadelphie (Penn.)


Los ojos sanos están siempre bien abiertos, tienen un brillo natural y responden de inmediato a eventos externos, de lo que resultan movimientos libres y expresiones emocionales adecuadas. Cuando se sienten sentimientos como el dolor, el odio, la nostalgia y el amor; en las profundidades del ser no acorazado, son los ojos los que expresan estos sentimientos e inmediatamente los transmiten en toda su intensidad.

Por el contrario, en el neurótico acorazado en la zona ocular (1) la contracción y la inmovilidad se manifiestan por los ojos vacíos, sin brillo, la dilatación crónica de las pupilas, los párpados caídos, la frente plana e inmóvil, visión borrosa, una tensión crónica de los músculos occipitales, y por una total o parcial discapacidad de expresar las emociones fundamentales.
En el hombre, los ojos y los oidos son los órganos que le permiten percibir a distancia; su excitabilidad hace posible un contacto intenso e inmediato  con la realidad exterior (2).

La pérdida del contacto ocular se manifiesta bajo la forma más leve de la indiferencia y el “ no entiendo” tan frecuente en nuestra sociedad; cuando esta pérdida de contacto es muy importante  hay confusión; cuando es muy grave hay caos interior, las alucinaciones, los delirios y a veces la ceguera, que se describirá posteriormente. Para restablecer el contacto ocular del paciente  hace falta disolver la coraza ocular y animarlos a expresar las emociones a través de la mirada(3).  

El trabajo en orgono-terápia empieza siempre por la liberación de la coraza del segmento ocular ( o “bloqueo ocular”); de esta manera, no solamente la energía se libera, sino que puede fluir y ver así los segmentos inferiores de la coraza, pero, los ojos ahora pueden cargarse de energía ( excitación orgonotica) y mantenerse en contacto con la realidad. Baker, que desarrolló la técnica para liberar los ojos, sugiere al terapeuta que preste una particular atención a la zona ocular, tanto al comienzo de la terapia como durante todo el tratamiento.

Una falta de apreciación de estos puntos teóricos y técnicos puede causar situaciones muy difíciles o peligrosas en orgonoterápia, el más común es la liberación prematura de los acorazamientos en los segmentos más bajos, mientras persiste el de los ojos. Si el organismo es incapaz de tolerar o  descargar la energía liberada demasiado pronto de los segmentos inferiores, el organismo  se acorazará contra este empuje de energía mediante la contracción a nivel de los ojos.

Estas dinámicas bioenergéticas son claramente visibles fuera de la terapia en el curso de la psicosis puerperal. Lo que nos lleva a pensar que estas enfermedades – incluso antes del comienzo del embarazo –ya tienden a contraer a nivel de los ojos a la mínima excitación emocional. La confusión que sigue no es tal como para justificar el tratamiento psiquiátrico y muy probablemente desaparecerán durante la resolución de los conflictos.

Por el contrario, no hay ninguna duda que ciertos pacientes con un bloqueo ocular benigno están continuamente “fuera de contacto”, a  pesar de la ausencia de signos clínicos. La implantación del óvulo y el desarrollo del embrión en el útero hacen aumentar considerablemente la carga orgonótica(4) de la madre excitando así su organismo. 

La capacidad de tolerar tal aumento de excitación varía según los enfermos, pero más cuando el embarazo llega a término y la excitación se vuelve intolerable; es entonces cuando el segmento ocular se contrae o el bloqueo ocular ya existente se intensifica. En este momento algunos pacientes se convierten en psicóticos. Otros, acostumbrados a tolerar una mayor carga orgonótica no se contraerán severamente en el área ocular en el momento del nacimiento, ya que el movimiento del feto en el canal vaginal eliminara la coraza pélvica existente. La enorme cantidad de energía retenida en la pelvis a través de la armadura, se libera de repente  simplemente de un organismo ya muy cargado. El segmento ocular se contrae para defenderse contra la expansión del organismo y de la psicósis que le sigue (5).

He  aquí dos casos donde tales dinámicas bioenergéticas han tenido lugar, donde el bloqueo ocular fue ignorado frente a una creciente carga orgonótica en los segmentos inferiores del cuerpo.

ESQUIZOFRENIA PARANOIDE AGUDA Y CRONICA

En mi calidad de interno en el primer año de especialidad en uno de los más reconocidos hospitales psiquiátricos, pensé que sería útil probar el tratamiento orgonómico en uno de los enfermos crónicos. Aunque mi formación como orgono-terapeuta era aún incompleta, me pareció que valía la pena intentarlo porque el paciente, un esquizofrénico que después de veinte o treinta años, había entrado en la etapa de irreversible (“burnt-out”). Esta fase se caracteriza por una deceleración de todas las funciones vitales, incluidas las de la expresión, pensamiento y locomoción.

El paciente pasa la mayor parte del tiempo sentado sin hacer nada, solo se levanta para participar de las actividades organizadas y para la comida. Todos los esfuerzos para hacerle salir de esta inercia solo consiguen irritarlo. Las expresiones de su cara y de su cuerpo son muy limitadas y al cabo de algunos años el color de la piel se oscurece. No es un estado catatónico donde el conflicto bloquea cualquier movimiento de energía, la “congela” por decir de alguna manera; es más bien una reducción gradual del nivel global de la energía con una parte de su intensidad a lo largo de un paso a un metabolismo DOR hasta el punto de que la menor excitación es percibida como algo desagradable.

Con el Sr. G., mi objetivo era simplemente aumentar su carga energética con la esperanza de ver que se moviera de  nuevo. Yo  era consciente de la expresión vacía de sus ojos, pero no sabía el significado clínico de esta expresión. El cooperó en la terapia y en el curso de las primeras sesiones, después de algunos profundos suspiros, las corrientes de energía recorrieron su cuerpo; las ondas partían de la altura del pecho y descendían hacia las piernas. A partir de  las respuestas que el dió a mis preguntas, me di cuenta con asombro que el paciente no era consciente del violento temblor de sus piernas. No lo percibía. Un médico con experiencia enseguida habría reconocido esta severa falta-de-contacto. Esta falta-de-contacto, esta inmovilidad permanente de la cabeza y del cuello, por tanto la mirada fija y perdida en la vida sería necesario un trabajo previo de movilización de los ojos y el cuello, antes de continuar el hecho de aumentar la presión energética en el resto del cuerpo. Sin embargo, al ser mis primeras armas, continué en hacerlo respirar profundamente al Sr. G. durante nuestras sesiones semanales, dando poca importancia a su falta-de-contacto, pero estando siempre asombrado al ver que todavía no tenía en cuenta los violentos movimientos de la parte inferior de su cuerpo. 

Durante dos meses su estado mejoró. El estaba más despierto, más sociable y participaba activamente en la vida del servicio. En el curso de pintura, de una ejecución minúscula y grisácea donde los elementos y personajes estaban dispuestos simétricamente, paso a dibujar con colores brillantes, con los temas más variados y por tanto más agradables. Él estaba realmente tratando de “moverse” de nuevo. En cuanto a mí, yo no estaba satisfecho con lo que ya era un gran progreso y continué con el trabajo terapéutico empujando al paciente más allá de la capacidad de energía que podía tolerar. El resultado fue una fuerte contracción del segmento ocular, que se utiliza para contrarrestar la expansión, y en el espacio de tres días se hizo cada vez más paranoico; su estado fue considerado tan grave que tuvo que ser transferido a un pabellón cerrado, durante muchos meses.

( continúa . . .)